Garupá, Wednesday 28 de January de 2015
 

Carece de mantenimiento y de una idea de aprovechamiento. La lamentable realidad de la costanera y a su vez de Garupá.

Pasear por la costanera de Garupá genera esas contradicciones típicas que generan los lindos lugares, pero que no son cuidados. Se puede disfrutar de hermosos paisajes, pero también es palpable el abandono por parte de la municipalidad, que con raras políticas de incentivo turístico, relegaron toda la costa a una concesión que hace lo que puede para generar opciones, pero que sin energía eléctrica y con escasos recursos termina por no ofrecer casi nada para los visitantes. Todo esto sumado a la desafortunada aparición de palometas ha hecho de la bella costa de Garupá un lugar poco atractivo para el turismo o para los propios garupenses. Y si a eso le agregamos  la falta de infraestructura de la ciudad, podemos terminar coincidiendo que no existen políticas de turismo, a salvar por un negocio de la familia de la municipalidad de patitos con pedales.

Obra que ya lleva varios años, construido íntegramente por la Entidad Binacional Yacyretá, que según fuentes cercanas, todavía no fuera entregado oficialmente a la Municipalidad de Garupá, pero que de alguna manera esta última administra a través de una Concesión con un privado. Pero ciertamente, según pudimos averiguar, es el municipio el responsable del desmalezamiento de la costa, la encargada de prender el generador que da luz todos los días a partir de las 19 hs, y la encargada de la seguridad del lugar.

El turismo es sin dudas considerado uno de los caminos para generar recursos para cualquier Municipio, ya sea para el sector privado o el público, y con políticas correctas en ese sentido, se suelen conseguir interesantes inversiones de privados. Claramente Garupá no lo entiende de este modo, y desde su conducción han cometido errores groseros por acción y omisión para que el municipio siga retrasando su progreso.